Tratamiento de columna con cirugía
La cirugía vertebral es para los casos donde no hay mejoría mediante tratamientos conservadores (medicamentos, ejercicios, fajas, rehabilitación, infiltraciones, ozono, etc.) o de mínima invasión (Nucleoplastía con radiofrecuencia, ozono o esteroide intra-discal) así como también, para aquellos donde el padecimiento es derivado de un accidente de alto impacto (accidentes de tránsito, caídas, etc.), esfuerzo intenso o movimiento brusco que ha conllevado a lesión de alguna estructuras (ejem: vertebra, disco, ligamento) o cuando se tiene demasiado cerrado el canal vertebral producto del proceso degenerativo en los pacientes Adultos Mayores. Así mismo, deberá hacerse un diagnostico preciso avalado por estudios de gabinete que permitan corroborar el padecimiento para tener un resultado favorable, ya que actualmente se cuenta con varios medios que permiten darle una fijación estable a la columna, evitando con esto tiempos prolongados de recuperación, así como también, sustitutos protésicos de disco e implantes que van dirigidos a la protección del mismo. Por otra parte, la recomendación posoperatoria será en estricto apego al cirujano ortopédico de columna, ya que un alto porcentaje de recidiva se debe a la poca información que el paciente tiene después de este tipo de cirugía, así que:
“Si usted ha tenido o tiene episodios intermitentes de dolor lumbar, es momento de realizarse una evaluación de columna, para que de requerirlo, inicie inmediatamente un tratamiento de protección y evitar secuelas futuras”.
Observe el deslizamiento de la vertebra en paciente de 58 años con antecedente de caída de sentón y dolor intenso.
Misma paciente sometida a cirugía de fijación con sistema rígido de columna.